FILOSOFÍA

El origen

En 2007 Violeta Retamoza logra su tarjeta a la LPGA y deja ver la necesidad de una Asociación que apoye a las golfistas mexicanas que salen del golf colegial y buscan un lugar en el golf profesional.

Impulsando al Golf Profesional Mexicano (IGPM) A.C. Nace en 2008 gracias al esfuerzo e iniciativa de Rosalba Papacostas y Marina Villasana. El primer objetivo fue recaudar fondos para impulsar el inicio de la carrera profesional en el Futures (el circuito de ascenso a la LPGA) de dos jugadoras: Lili Álvarez y Tanya Dergal.  En ese mismo año Lorena Ochoa se encontraba en la cima del ranking mundial del golf profesional femenino; desde entonces se unió a la causa y se ha convertido en una figura clave para la Fundación.

A 12 años de su nacimiento, IGPM se ha convertido en una institución sólida respetable y transparente, que ha roto paradigmas en el deporte de alto rendimiento de México y Latinoamérica.  En 2018 Violeta Retamoza y Lili Álvarez tomaron el liderazgo de la Fundación, convirtiendo a IGPM en una A.C. de golfistas para golfistas.

La consolidación de su plataforma institucional a través de la cual ha respaldado no solo económica, sino social y emocionalmente a decenas de jugadoras mexicanas; en la etapa más difícil de su trayectoria profesional, es reconocida como un modelo único en su tipo y apoyada por reconocidos empresarios mexicanos, deportistas, exdeportistas, promotores deportivos, filántropos y líderes sociales en diversas áreas de la vida pública y privada dentro y fuera de México.

Esencia

IGPM es una gran familia, donde la suma de esfuerzos y el intercambio de experiencias procuran el bien común, con la intención de que todas nuestras jugadoras alcen el vuelo y hagan realidad sus sueños.

El vuelo de nuestras jugadoras es impulsado por el apoyo de un gran equipo de personas que confían y saben que la valentía y el coraje para trazar caminos y dejar huella debe ser reconocido y apoyado.

IGPM somos todos los que amamos el golf, todos los que nos atrevemos a romper paradigmas, los que decimos que sí a los sueños, los que estamos dispuestos a defender el vuelo de las que están y de todos los que vienen.